Lo que siento cada vez que alguien más [email protected] que yo dice que está [email protected]


En esta sociedad que cada vez más se vuelve más “light”, en la que ser “runner” está de moda, en la que ser vegano ya no es visto extraño, en esta sociedad que juzga al cuerpo como un producto más del mercado, en este mundo que me ha tocado vivir no hay cosa que me haga sentirme más impotente, e incluso a veces molesta; que escuchar a alguien más delgado que yo decir que está gordo o gorda, será tal vez porque de niña siempre escuché a mi madre decir: “vos nos estás gorda, gorda esa de allá con toda la panza afuera…”, tal vez por eso mi visión de mi cuerpo siempre fui diferente, y nunca me sentí la gorda más gorda del mundo, aunque claro eso también me trajo cosas negativas. Lo cierto es que más allá de la condición real de tu cuerpo hay algo que se llama percepción y que es la culpable de que hoy en día nadie esté conforme con lo que tiene.

 

Hoy en día se promueve mucho un estilo de vida saludable, sin embargo, aunque por un lado se busca aceptar la diversidad sexual, la diversidad corporal se limita, pasamos varios días por semana en un gimnasio, en citas con nutricionistas, gastando dinero en formulas para bajar de peso, en pastillas y dietas “mágicas” y luchamos y luchamos por tener un cuerpo esbelto ¿para qué? para ser aceptados, para sentirnos bellos, para mejorar la salud (porque no todos lo hacen por orgullo y vanidad), pero por otro lado si pecamos y nos salimos de la dieta un día nos sentimos más culpables que nadie, nos flagelamos, y muchos llegamos al extremo de no comer harinas o de hacer nuestra propia dieta y ahí es donde comienzan los problemas de bulimia, anorexia, etc.

 

Conozco personas que lograron bajar 40 kilos y si suben 1 kilo se sienten desmotivados, ¡por Dios! si yo bajara 40 kilos no voy a sufrir por 1 kilo de más, es más ni siquiera me preocuparía por estarme pesando, porque si escucho a mi cuerpo sé que me dirá que estoy muy bien, sin embargo a veces pienso que si yo bajara 40 kilos seguramente me daría mucho miedo volver a subirlos, porque claro cuando bajas de peso todos te dicen “felicidades, que bien”, sin embargo si subes de peso todos te señalan, así sea porque estabas enfermo y aumentaste debido al tratamiento.

 

Sin embargo a pesar de todo esto, no nos damos cuenta de que nuestro objetivo en esta vida es simplemente ser feliz y nos pasamos la vida entera tratando de serlo pero sin lograrlo, muchos estamos atados a un trabajo solo por el dinero, que necesitamos para comprar lo que nos permite subsistir y también para comprar cosas que creemos que nos hacen feliz; yo creo que la verdadera felicidad es simplemente ser feliz, ser feliz cada día con lo que uno es y lo que uno tiene, principalmente con lo que uno es, porque la aceptación va más allá de los estereotipos, porque nada ganamos preocupándonos tanto por el cuerpo, porque el cuerpo es temporal, hay que cultivar también el alma, la mente y el corazón. Si aceptáramos que nuestro cuerpo es único, que es distinto a todos los demás, buscaríamos la salud como algo natural, no como algo impuesto, no como un mandato de la globalización actual.

 

Ahora cada vez que vos por tener unos kilitos de más sientas que estás gordo o gorda y por ende deprimido, recuerda enfocarte en tus virtudes, y ejercítate por gusto, no por obligación, sino porque te haga feliz, come equilibradamente, pero come; permítete comer lo que te gusta, lo que sientas que te haga bien; si te gusta bailar, baila, si te gusta cantar, canta; ama como si fuera tu último día de vida, da lo mejor de ti y verás que ser feliz es más fácil de lo que pensabas, pero no llegues a obsesionarte con tu peso, que al fin y al cabo es solo un número, lo más importante es sentirte bien.

frases-de-felicitad

 

Un abrazo,

La Gorditica


Ir a la barra de herramientas