Retomando

Hola a todos, llevo bastante tiempo inactiva y es que me ha pasado de todo, desde problemas laborales hasta de salud, pero aquí estamos al pie del cañón como dicen;  seguimos viviendo en este mundo de contrastes, nos levantamos con noticias amarillistas y nos dormimos soñando con un mundo mejor.

 

Ayer justamente le confesé a una amiga de Twitter mi identidad, y me alegró darme cuenta que tenemos tantas cosas en común y que por ende se siente identificada con todo lo que aquí escribo, le mostré fotos de cuando era niña y me dijo asombrada que yo era delgada, sí; le dije, lo era, pero siempre fui la gorda del grupo en la escuela y me veía y me sentía gorda, y en mi adolescencia empecé a subir de peso.

 

Hace unos 6 años una persona me recomendó tomar Sibutramina y logré bajar como 15 kilos, kilos que recuperé luego de que prohibieran esas pastillas en Costa Rica, desde entonces hasta ahora no he logrado bajar mucho, si acaso unos 4 kilos con el baile, cosa que tuve que dejar por mi problema de rodillas.

 

Sigo enamorada del Belly Dance y cuando puedo voy a clases de Zumba gratis, comprar ropa o zapatos es un martirio, pero a veces tengo suerte, entré de nuevo a estudiar Italiano, pero ahora en un lugar mucho más cómodo y cercano, aparte estoy finalizando un proyecto académico que me ha costado mucho.

 

La vida es un sube y baja lleno de emociones, recuerda vivirla intensamente porque cada momento es único e irrepetible. Si tienen temas de los cuales les gustaría que hable, adelante, comentenlos aquí.

 

Un abrazo,

La Gorditica

Crítica personal: Magic Mike XXL

Sé que es un poco tarde para este post dado que la cinta se estrenó en USA hace ya 3 meses, y hace 1 en mi país, pero bueno el tema da para mucho. Primero que todo aclaro: esto no es una crítica de cine, si bien me gusta mucho el séptimo arte no tengo el conocimiento necesario para hacer una buena crítica cinematográfica, aunque igual la cinta como tal  es un buen show y nada más.

 

Primero que todo me llamó la atención el título, ¿por qué XXL? pensé que tendría que verla para entender, y aún después sigo sin entender; la primera cinta de esta serie no la vi en la pantalla grande, aunque ganas no me faltaban no recuerdo porque simplemente me fui quedando en el “tengo que ir, tengo que ir”, sin llegar nunca a la acción; pues bien, sé que muchas mujeres pensarán que para que ir a ver una cinta de maripepinos, que mejor verlos en vivo, o que otras dirán que asco, etc; opiniones habrán muchas pero a las que nos gusta nos gusta y punto, déjennos disfrutarlo y ya.

 

Sin embargo no por que me guste ver los sensuales movimientos de Matt Bomer (sí ya sé que es gay pero ¡no me importa!), no quiere decir que no pueda usar mi ojo crítico y descubrir ciertas incoherencias con respecto a lo que esperaba ver.  Siguiendo con el asunto del título, quiero pensar que se debía a la gran madurez que obtienen los protagonistas al independizarse de su manager, pero no, lamentablemente ese título simboliza a las muchas mujeres talla grande que salen en la cinta como leonas hambrientas en los lugares de shows masculinos donde, cosa que me agrada, no importa tu talla para disfrutar con un hombre atractivo.

 

Si bien es cierto una se siente super identificada al ver tantas mujeres de diferentes tallas disfrutando por igual, me sentí sumamente incómoda cuando en la sala de cine la gente se reía cuando la gorda le agarraba las nalgas al bailarín, o cuando éste trataba de alzarla y no podía, esas cosas señores sí me molestan, ¿por qué tenemos que ser las gordas el centro de burlas? ¿Por qué no podemos agarrarle las nalgas a Matt Bomer sin que se rían los demás? mejor aún ¿por qué no puede una gordita ser satisfacida sexualmente por un hombre apuesto y bien formado? Dejémos ya el morbo, dejémos ya los prejuicios.

 

Ojalá los protagonistas de Magic Mike terminaran todos con mujeres gorditas, así sí hubiera valido la pena el título definitivamente, perdón si sólo hablé de Matt Bomer, pero no me sé el nombre de los demás y Chaning no me gusta tanto.

 

Un abrazo,

 

La Gorditica

A mi niña interior

Lo admito, no tuve una infancia normal, no aprendí a andar en bici, no subía a los árboles, no jugué en potreros, no comí mamones, no hice guerra de semillas de guaba, mis abuelas murieron siendo yo muy niña y los recuerdos que tengo de ellas son muy pocos, era la niña tímida y bien portada de la escuela, que en arrebatos de locuras hizo varias travesuras, como una vez que escribí algo feo de una compañera en la banca de afuera de la escuela por influencia de otra niña que odiaba a mi compañera,  y lo peor fue que le eché la culpa a otra compañera y me pasaron de grupo.

 

Siempre fue la niña rellenita (según yo) y la gorda del grupo (según mis compañeros), esto es lo que más me pone a pensar, en los niños y niñas que hoy día reciben en su mente tantas etiquetas e insultos que terminan creyéndoselo, no todos los niños son santas palomitas inocentes, hay niños que son verdaderos demonios, y es nuestro deber como adultos educarlos en el respeto, de chiquitos van para grandes, como no vamos a tener mayores índices de violencia en nuestro país si cada día nos interesa menos el prójimo, vivimos aislados, no conocemos a nuestros vecinos, nos hemos vuelto tan egoístas que creemos que meter a nuestros hijos en escuelas y colegios privados y pagarles la carrera más cara para que luego ganen millones en un puesto alto es el mejor legado que podemos darle; cuando el mejor legado es un aprendizaje que no se da ni en el mejor campus del mundo.

 

En resumen no fui una niña feliz, fui sobreprotegida, discriminada e insegura, pero cuando yo tenga hijos quisiera que fueran solamente felices, que crezcan tranquilos, que cometan errores, que pidan perdón, que experimenten, que crezcan y que aprendan que lo mejor de la vida no tiene valor monetario alguno.

Frustración

Hola amigos y amigas, ha pasado bastante tiempo y tengo mucho que contarles, en el post anterior les comenté como la gonalgia se apoderó de mi vida de nuevo y debido a ello y a otras razones logísticas falté 2 meses a clases, retorné con mucha ilusión pero luego sentí mucha frustación, me sentía más perdida que el chiquito de la llorona pero disfruté el ver de nuevo a las compañeras, a la profe y el cansancio satisfactorio de poner en movimiento tu cuerpo. Luego la profe nos contó que en setiembre tendríamos una presentación y en diciembre otras, pero la semana siguiente falté de nuevo por esperar algo importante en las noticias que total no salió ese día, peor frustración sentí cuando me dijeron que la presentación sería el 6 de setiembre y que ya estaban montando la coreografía con los pasos que vimos la semana anterior con los cuales me sentí super trabada.

 

Y hoy una semana después me sale otro compromiso un martes, y me pongo a pensar que no me siento preparada para una presentación en 3 semanas, que es muy poco tiempo y yo ando tan oxidada y perdida, y sí decidí no ir, y tengo este mes para pensar si deseo seguir o cambiar de academia y volver de cero, no me importaría empezar de cero, sería una ventaja para mi creo, pero me da una vergüenza con la profesora y mis compañeras, como explicarles lo que siento, sí amo la danza, pero esta vez no estoy motivada, no me siento bien así.

 

Vamos a ver que pasa de aquí a setiembre… mientras tanto acepto consejos…

 

Un abrazo,

La Gorditica

Gonalgia…

Si hay algo del cual los [email protected] no podemos escapar es de la gonalgia, es decir, del dolor de rodillas, lamentablemente mi exceso de peso solo en eso me afecta, créanme que sino fuera por eso sería una mujer que bailaría todo el día, seguro sería bailarina profesional jaja, pero lamentablemente no es así, es más esto me está afectando en mis clases de danza del vientre.

 

Todo comenzó desde niña, pasaba en el suelo a cada rato, me diagnosticaron pie plano, debía usar zapatos ortopédicos pero no me gustaban; fui creciendo y ya el caerme no era nada divertido, rodillas sangrantes o tobillos torcidos, incluso una vez en un paseo en sexto grado de la escuela me caí bajando unas gradas, raspones por doquier y mi tobillo a las 2 horas ya no podía apoyarlo, esguince grado 2, reposo total, me perdí la semana cívica, perdí muchas clases, por suerte en mi casa había una vieja silla de ruedas que había usado mi abuela.

 

Otra vez pero ya estando en la universidad me caí en pleno centro de la ciudad, pantalón roto, rodilla sangrante, y llego a la U ¡y cancelan la clase!… hay días así… bueno después fue ya trabajando, caminando por la calle, pasa un conocido en auto, lo saludo y ¡zas! me voy de bruces y caigo de rodillas, por poco creí que me había quebrado, casi no pude levantarme pero lo hice, mi amigo me llevo a la empresa y me mandaron a la clínica, lesión en el tendón, 2 semanas de reposo total, mucho hielo y estudiando para exámenes de la U. Desde entonces ya mis rodillas crujían como 2 cáscaras de huevo.

 

Años después un día simplemente me puse de rodillas para conectar un cable y sentí un dolor que se hizo permanente, accidente laboral me dijeron, pero en la clínica me dijeron lo contrario, nada que hacer, ni siquiera días de reposo, puros analgésicos, insisto y me mandan rayos X… no hay nada… ¿nada?… exijo que me vea un experto dije y me mandan la cita como 4 meses después, cuando por fin llego a la oficina del ortopedista me examina y dice “¿algún pariente con problemas de rodillas?” y digo “pues mi mamá tiene desgaste”… “ah pues ¡eso es!… eso es hereditario”… me inyectó… no en las nalgas no, ¡en las rodillas! casi me muero, que sensación más fea, me mandó como mil paquetes de pastillas y me dijo: “no puedo hacer más tienes que bajar de peso“… como si fuera tan fácil.

 

No conforme con un diagnóstico así fui a otro ortopedista pero privado, me explicó que es algo progresivo que definitivamente tengo que bajar de peso pero que inicie con algo de bajo impacto, bicicleta o natación, y yo que tenía una elíptica, me dijo ¡jamás!, así se va a joder más, y era cierto, no duré ni un mes usándola y no podía con el dolor. Pero este doctor también me recomendó algo preventivo: tomar glucosamina, y sí me ha funcionado. Un año más tarde otra caída, otros días de descanso, hielo por doquier y analgésicos para el dolor.

 

Reconozco que después de casada he mejorado mucho mis hábitos alimenticios y que eso me ha ayudado mucho, además cuando comencé con las clases de danza he bajado más rápido algunos kilitos y también me he sentido bien, pero hace un mes volvió la gonalgia, primero por agacharme mal cuando se me cayeron las llaves en las gradas del apartamento, estuve casi una semana con un dolor que llegaba hasta el tobillo, y antier de un día para otro se me inflama la rodilla contraria, justo el día de clases. Hoy de nuevo a punta de desinflamatorios y analgésicos estoy tratando de alejar el dolor.

 

Sé que dicen que la danza del vientre no es buena para las rodillas, pero mi cadera no sufre, y cuando debo usar mucho mis rodillas la profe advierte que si alguien tiene problemas de rodillas le avise, al principio me daba pena, ahora con toda libertad le digo profe hoy no ando muy bien y ella misma me dice no brinque mucho, hágalo despacio, o hágalo suave.

 

Todos tenemos una cruz o problema físico con el que lidiar y definitivamente le mío son mis rodillas, sé que puedo salir adelante pero como me deprime cuando por ello me veo con alguna limitación, cuando es toda una odisea subir o bajar de un bus o no poder brincar como los demás, y saber que tal vez nunca pueda correr con mi esposo que es todo un runner, hoy me siento triste por ello, tal vez si la gonalgia se fuera para siempre no sería como soy, pero vaya, ¿una gordita tan orgullosa como yo hablando así? pues sí a veces me aburro de ser gorda también… tengo el derecho de quejarme de vez en cuando…

 

Un abrazo,

La Gorditica